Navantia colaborará con la italiana Fincantieri y la francesa Naval Group para desarrollar el programa de la corbeta europea, tras suscribir un memorando de entendimiento con Naviris, la empresa conjunta que agrupa a las dos compañías.

El proyecto, que podría recibir financiación europea, cuenta hasta el momento con la participación de cuatro países, Italia, como coordinador, Francia, España y Grecia, para llevar a cabo la iniciativa naval más importante dentro del proyecto europeo de cooperación en defensa.

Se prevé que la corbeta europea sea un buque totalmente preparado para llevar a cabo diversas misiones, principalmente destinadas a mejorar la vigilancia marítima, la superioridad en la mar y la proyección de la fuerza.

De este modo, se espera que el uso de la embarcación se produzca en el contexto de operaciones en tiempos de paz como la lucha contra la piratería y el contrabando, así como aquellas dedicadas a la asistencia humanitaria, al control migratorio y a la garantía de la libertad de navegación.

Así mismo, con unas dimensiones aproximadas de 100 metros de eslora y 3.000 toneladas de desplazamiento, podría sustituir, a partir de 2027, a varios tipos de buques, desde patrulleros hasta fragatas ligeras.

De igual manera, a partir de un proyecto que tendrá un alto componente de I+D, los requisitos de diseño de estos buques, que combinarán soluciones comunes y modulares para permitir su adaptación a los requisitos nacionales, serán definidos por las marinas participantes durante este año 2021.