Navantia ha sido seleccionada por el Gobierno de Estados Unidos para la reparación y mantenimiento de los destructores de clase Arleigh Burke-Class y otros buques de la Armada estadounidense desplegados en la Base Naval de Rota, en Cádiz.

El nuevo contrato, que estará vigente hasta el mes de enero de 2028, se cerrará por un importe máximo de 822,4 millones de euros y podría generar más de 1.000 empleos directos al año. El astillero se consolida así como el principal encargado del mantenimiento de los buques de la Armada de EEUU en Rota, papel que desempeña desde el año 2013.

Se trata de un contrato extensivo en mano de obra, con un alto nivel de requerimientos técnicos y muy riguroso en el cumplimiento de los plazos, lo que hace de él una importante fuente de riqueza y capacitación para Navantia y sus empresas colaboradoras.

Contribuirá a su vez a la implementación de mejoras en los procesos y a un mejor posicionamiento global del astillero en el mercado de Defensa. Actualmente, dispone de instalaciones y personal en la base naval de Rota, donde se centralizará la actividad asociada a este nuevo encargo, aunque también presta allí servicios de apoyo a la Armada española.