La crisis sanitaria está haciendo también estragos económicos en diversos sectores de actividad.

Dentro del ámbito marítimo, Naviera Armas ha tenido que recurrir a una línea de financiación del ICO, dada su delicada situación financiera anterior a la irrupción de la pandemia de coronavirus.

Así pues, según informa El Confidencial, la compañía canaria habría obtenido 55 millones de euros a través de la institución oficial para estabilizar balances y contar con la liquidez que le permita seguir prestando servicios esenciales para el transporte marítimo de mercancías en el archipiélago canario.

Por otra parte, el grupo naviero habría encargado al banco de inversión californiano Houlihan Lokey las gestiones necesarias para conseguir otra línea de crédito adicional a través fondos de capital riesgo, para apuntalar su solvencia, utilizando como garantía algunos de los buques de su flota que actualmente no están pignorados.

Adicionalmente, la compañía, con una deuda que, según las distintas fuentes, oscila entre los 600 y los 850 millones de euros, ya tiene en marcha un plan de ajuste para intentar recortar gastos con algunas medidas que han levantado ampollas entre los representantes de los trabajadores del grupo naviero y, de igual modo, también ha aprobado una ampliación de capital esta misma semana.