A 50 kilómetros de Amberes, entre campos verdes y a la orilla del Canal Albert, se encuentra el recientemente ampliado ‘European Logistics Campus’ de Nike, que permite al gigante textil y de material deportivo desarrollar a día de hoy «la logística del futuro», según afirman desde la compañía.

En materia de sostenibilidad, el principal centro logístico de la compañía en Europa destaca por una apuesta por las energías renovables encomiable.

El centro funciona con un 100% de energías renovables y fuentes de energía de cinco fuentes generadas localmente: eólica, solar, geotérmica, hidroeléctrica y biomasa. En sus aledaños se han instalado seis molinos de viento que generan energía eléctrica suficiente para abastecer a 5.000 hogares, mientras que los paneles solares instalados en su techo podrían cubrir tres campos de fútbol.

Más allá de las fuentes de energía, su estratégica ubicación también trae consigo una logística más sostenible. Su infraestructura de canales en torno al Canal Albert permite que el 99% de los contenedores que entran en la instalación lo hagan por vía marítima, lo que elimina 14.000 operaciones por carretera al año. Junto a los canales, el centro también está alimentado tanto por carretera como por ferrocarril.

Todos los aspectos de la red logística están optimizados para lograr una cadena de suministro «simple, flexible y escalable», apuntan desde Nike.

Servicio a 38 países

A través de esta plataforma, que emplea actualmente a más de 3.000 personas, la compañía cubre la demanda de más de 38 países, principalmente de Europa pero también de otras zonas del mundo, incluyendo tanto los envíos e-commerce de particulares como las grandes demandas de los minoristas.

El almacén se asienta sobre las propias estanterías, al haberse prescindido de una construcción tradicional que habría generado más costes y residuos. Además, el 95% de los residuos generados en la instalación se reciclan.

Por otro lado, cabe destacar que los vehículos que operan en el centro usan biocombustibles generados por los propios residuos, mientras que las grúas del almacenaje interno utilizan un sistema de regeneración de energía similar al de los coches híbridos.

La compañía incluso regala las bicicletas a los trabajadores que se comprometen a ir a la instalación por este medio el 50% de las jornadas, bicicletas que serán eléctricas en caso de que vivan a más de 15 km del ‘European Logistics Campus’.