bosch-ya-trabaja-en-la-ciudad-del-futuro

Boscha ya trabaja en la ciudad del futuro.

«Ninguna megaciudad funcionará sin tráfico inteligente y un nuevo modelo de movilidad». Así lo han señalado desde Bosch en el marco del ‘Bosch Mobility Experience’ que se celebra estos primeros días de julio en Boxberg, Alemania.

Según las cifras de la compañía, en el año 2050 habrá más de 6.000 millones de personas viviendo en megaciudades, el doble que ahora, y el tráfico urbano se habrá triplicado. Dicho crecimiento traerá consigo una serie de problemas cuyo impacto puede ser minimizado con las nuevas tecnologías. 

En Bosch están convencidos que un entorno urbano libre de emisiones, estrés y accidentes, está ligado a tres desarrollos tecnológicos: automatización, electrificación y conectividad.

En una metrópolis desbordada, el transporte público, los coches privados, los coches compartidos y vehículos de reparto automatizados, así como otros medios de transporte, tendrán que estar perfectamente conectados entre sí para garantizar la movilidad de los ciudadanos. 

Automatización, electrificación y conectividad

En este contexto, la creciente automatización del tráfico urbano se traducirá también en mayor seguridad y menos accidentes.

En lo que se refiere a la electromovilidad, esta será tan necesaria como las mejoras en los motores de combustión. Ambas contribuirán en el futuro a la mejora de la calidad del aire. 

Por este motivo, aparte de impulsar el desarrollo de la electromovilidad en todo tipo de vehículos y segmentos, la compañía está trabajando para mejorar el motor de combustión. Bosch dedica la mitad de su presupuesto de I+D a la protección medioambiental y la conservación de los recursos, en toral, cerca de 3.500 millones de euros.

Actualmente, la compañía está llevando a cabo 14 proyectos piloto relacionados con las ciudades inteligentes y estima que el mercado de las ‘smart cities’ crecerá un 19% anual hasta 2020, alcanzando un volumen de 700.000 millones de euros en dicho año.