Planta de Nissan en Zona Franca de Barcelona.

La dirección y el comité de empresa de Nissan en Barcelona han llegado a un acuerdo para modificar el convenio colectivo y adaptarlo a las medidas que contempla el plan de competitividad que ha posibilitado la adjudicación de un nuevo turismo a la planta de la Zona Franca.

Hay que recordar, las idas y venidas de los sindicatos que rechazaron totalmente este plan de competitividad, hasta que finalmente pactaron con la multinacional nipona.

La adaptación del convenio colectivo vigente se ha acordado tras más de un mes de negociaciones desde que a principios de febrero la firma japonesa anunció la adjudicación del nuevo modelo a Barcelona.

Con esta modificación, la compañía tiene vía libre para implantar las medidas que establece el acuerdo que firmaron USOC, CC.OO. y UGT después de medio año de arduas negociaciones. Contempla, entre otros aspectos, un aumento de la flexibilidad y de la jornada de trabajo, así como una doble escala salarial para los nuevos empleados, que percibirán un 20% menos del sueldo de los trabajadores actuales.

El acuerdo permitirá la inversión de 130 millones de euros en la planta catalana para fabricar 80.000 unidades anuales de un nuevo turismo del segmento C de la multinacional japonesa, y supondrá la creación de 1.000 empleos directos a partir de 2015.

Según los sindicatos, la compañía se ha comprometido a tener acabada la primera fase de obras de adaptación de las líneas de producción al nuevo modelo en julio de 2014, cuando está previsto que empiecen a ensamblarse las primeras unidades.

Actualmente, la fábrica de la Zona Franca tiene dos líneas de producción, una en la que se fabrica la furgoneta X83, Nissan Primastar, Renault Trafic y Opel Vivaro, y otra en la que se ensamblan los todoterrenos y la furgoneta NV200.

La intención es que a partir de verano de 2014 los todoterrenos pasen a fabricarse en la línea de la furgoneta X83, y el nuevo vehículo de pasajeros se produzca con la NV200.