Las instalaciones de Nissan en España siguen acumulando incidencias.

Si la semana pasada se confirmó que las instalaciones de la marca japonesa en Barcelona cerrarán definitivamente a final de año, ahora Nissan Ávila acumulará una nueva semana cerrada en los siete primeros días de junio y a la espera de ver cómo evoluciona la situación de mercado de cara a los próximos meses.

Las caídas de producción del fabricante nipón en el marco del convulso presente que vive la industria automovilística mundial a causa de la pandemia por el Covid-19 han marcado este nuevo paso para la instalación de la capital castellana, que implicará un ERTE para la plantilla del centro industrial abulense actualmente en servicio, compuesta por unos 200 trabajadores.

Mientras tanto, Nissan mantiene el plan de transformación marcado para las instalaciones de la ciudad castellana, con el fin de que de cara a 2024, cuando vencen también una serie de medidas de regulación de empleo, esté a plena capacidad para la producción y gestión logística de recambios para la alianza Renault-Nissan.

El fabricante nipón tiene previsto mantener sus centros de Ávila y Cantabria en funcionamiento tras la última reorganización industrial dada a conocer la semana pasada y que ha supuesto una sentencia para sus instalaciones barcelonesas.