Tras la firma en enero del contrato entre la Junta de Castilla y León y la constructora Vías y Construcciones, se han iniciado ya los trabajos de construcción de la futura nave de estampación de la planta de Nissan en Ávila, en el marco de su proceso de transformación en un centro de fabricación y distribución de piezas de recambio para la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi.

La parcela contará con una superficie de 27.000 m² construidos, estando previsto un plazo de ejecución de 12 meses. Allí se estamparán las piezas que ahora vienen de Palencia, Valladolid, Francia, Eslovenia, Inglaterra y Marruecos, llegando la capacidad de producción a un millón al año.

El equipo directivo sigue buscando oportunidades para esta planta, como prueba su último acuerdo con Renault Retail Group para la adecuación de vehículos de ocasión multimarca para su venta, una actividad que se iniciará este mismo mes de febrero en el enclave logístico de la Red Cylog, a tres kilómetros de la fábrica.

Por otro lado, en la planta abulense se instalará una nueva línea de soldadura llamada Table Top, que se dedicará a la fabricación de piezas para Nissan y Renault. A partir de marzo, se empezarán a producir las primeras referencias para los modelos Juke, Leaf, Note y NT400, a los que se sumarán en 2021 componentes para el Qashqai.

Otro de los próximos trabajos es la preparación de paragolpes de recambio para Renault. La planta comenzará dicha actividad en marzo con el Captur, pero en los próximos meses se añadirá el Megane. Nissan, que en este ejercicio fiscal completará el 80% de las inversiones previstas para la transformación, contará con un volumen de producción de 80.000 piezas de recambios en 2024, cuando funcione a plena capacidad.