planta Corrales de Buelna, Cantabria, Nissan

Nissan Motor Ibérica ha firmado un Convenio Colectivo modernizado que asegura la continuidad de la planta de los Corrales de Buelna, en Cantabria.

El director general de Nissan Motor Ibérica, Frank Torres, ha destacado el apoyo del Gobierno de Cantabria, los agentes sociales y los trabajadores, como «clave para la consecución de este acuerdo«.

El nuevo Convenio, según Torres, debe servir para que esta planta pueda «mejorar su rendimiento y situarse en los mismos niveles de excelencia como otras fábricas de la Alianza Renault-Nissan a fin de asegurar nuevos productos e inversiones

Este compromiso ha quedado confirmado con el anuncio de una inversión inicial de alrededor de 10 millones de euros en estas instalaciones para comenzar la producción de piezas para los nuevos vehículos y motores Nissan.

Condiciones del convenio

El nuevo convenio, que incluye medidas de moderación salarial; mejora de la flexibilidad y mejora de la productividad, tendrá una vigencia de cuatro años.

Asimismo, está alineado con los acuerdos ya alcanzados en los centros de Ávila y Barcelona y demuestra el compromiso de la compañía con España.

En este sentido, Torres ha señalado que, en un entorno económico tan volátil, la consecución de un acuerdo adaptado a la situación actual y que prima la flexibilidad, garantiza a la planta el poder responder a las variaciones del mercado «con la seguridad de aprovechar al máximo los repuntes productivos y minimizar las consecuencias de las caídas de la demanda«.

Cantabria Challenge

El director general ha explicado que el futuro de la planta también pasa por implementar con éxito el plan industrial Cantabria Challenge, 2012-2015, «que nos debe permitir tener la visibilidad de un futuro esperanzador durante este periodo y seguir considerando la Planta de Cantabria como referente entre instalaciones de Fundición y Mecanizado de la Alianza en Europa«.

Para conseguir este plan industrial, ha señalado que es necesario esforzarse para lograr  los objetivos marcados en el resto de los pilares que sustentan el plan de competitividad para esta planta que son:

• Una estrategia industrial centrada en la piezas más importantes
• Adaptación de la planta a la estrategia industrial y a la volatilidad del mercado actual
• Centrar todos los esfuerzos en las piezas más importantes aplicando continuamente las mejores prácticas del resto de plantas Nissan
• Asegurar la competitividad y la producción con las inversiones necesarias para conseguir los volúmenes que nos piden nuestros clientes

A pesar de la difícil situación que atraviesa el sector, Nissan espera seguir creciendo en los próximos años tal y como se ha marcado en su nuevo plan de negocio Nissan Power 88.

«El objetivo es alcanzar el nivel de ‘Planta Madre’ (primera en fabricar un nuevo producto en todo el mundo) de Nissan para la fabricación de piezas clave como los ejes«, ha remarcado Torres.