Nissan comienza la producción del nuevo Navara NP300 en las instalaciones de Zona Franca.

Nissan comienza la producción del nuevo Navara NP300 en las instalaciones de Zona Franca.

La planta de Nissan de Barcelona ha comenzado la fabricación del nuevo NP300 Navara, el pick-up para el que el fabricante ha invertido 80 millones de euros en la planta de Zona Franca, en la que además prevé la creación de 1.000 puestos de trabajo que se incorporarán gradualmente.

El inicio de la producción de este modelo culmina el proceso de renovación de productos que la planta inició hace cinco años, cuando se adjudicó la fabricación del pick-up.

Con este modelo, la factoría ubicada de la Zona Franca de Barcelona ha lanzado ya tres nuevos vehículos en 18 meses, tras la versión eléctrica de la furgoneta NV200 y del turismo Pulsar, desarrollados desde 2014.

Así, el nuevo pick-up permite asegurar el crecimiento de las operaciones industriales de la factoría, acercándola aún más a su objetivo de producir 200.000 vehículos al año.

Además, la producción del Navara para Nissan en Barcelona vendrá seguida de los pick-up para Renault y Mercedes-Benz, que compartirán la misma arquitectura común y que también se fabricarán en la planta de la Zona Franca. De los tres vehículos se producirán unas 120.000 unidades anuales, lo que supondrá la creación de 1.000 puestos de trabajo nuevos.

Diseñado en España 

El NP300 Navara fue diseñado para Europa en el Centro Técnico Nissan (NTCE) de Barcelona, donde un equipo desarrolló el nuevo motor dCi de 2,3 litros y adaptó la insonorización, reducción de vibraciones, la dirección, la suspensión y los frenos al gusto de los clientes europeos.

Su nuevo motor es hasta un 24% más eficiente que el anterior e incluye, por primera vez, la opción de doble turbo. Entre otras prestaciones, la tecnología útil que equipa el vehículo incluye el monitor de vista periférica y el sistema de anticolisión frontal.

La contribución del equipo español de Nissan al nuevo pick-up también incluye la fabricación de piezas como los bujes de dirección y los discos y tambores de freno en la fábrica que la empresa tiene en Cantabria.

Por otro lado, para demostrar la confianza que el fabricante tiene en la calidad de sus vehículos comerciales ligeros, su gama de camiones ligeros y furgonetas de gasolina y diésel quedará cubierta por una pionera garantía de cinco años o 160.000 km.