La planta de Nissan Cantabria continúa avanzando en la implantación de su Plan de Ultra-Competitividad 2020-2023 con el respaldo del Gobierno regional a través del programa de subvenciones a grandes proyectos del sector de automoción cántabro para la mejora de su competitividad, a través de la Sociedad para el Desarrollo Regional de Cantabria.

En el caso de la fábrica de Los Corrales de Buelna, el fabricante reducirá el consumo energético de sus operaciones de fundición y mecanizado, obteniendo un ahorro anual estimado del 18,5%. De este modo, busca acercarse a su objetivo global de neutralidad de carbono en todas sus operaciones en 2050.

Para ello, adquirirá una nueva línea de moldeo e introducirá mejoras en el proceso de fundición, así como un novedoso equipamiento técnico para el área de mecanizado.

Asimismo, con el apoyo de la Consejería de Empleo y Políticas Sociales, desplegará un plan de más de 20.000 horas de formación para los trabajadores destinado a mejorar sus competencias en nuevas tecnologías y procesos productivos.

En total, el Plan de Ultra-Competitividad 2020-2023 contempla inversiones superiores a los 40 millones y tiene como objetivo el incremento del volumen de negocio, la modernización tecnológica y la mejora del rendimiento de la planta.

Situada a 40 kilómetros de Santander, la instalación proporciona empleo a más de 500 personas y fabrica discos de freno y manguetas de dirección para los modelos Juke, Qashqai, Micra, e-NV200, LEAF y Navara de Nissan, así como para los modelos Kadjar, Megane y Captur de Renault.

Además, produce piezas imprescindibles para otros sectores como el agrícola o la maquinaria industrial. En 2020 produjo casi 30.000 toneladas de material de fundición y más de 2,5 millones de componentes.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px