Nissan ha finalizado este jueves 16 de diciembre la fabricación de vehículos en sus centros de Barcelona con el montaje de la última unidad del ‘pick-up‘ Navara en la planta de la Zona Franca.

En cuanto al otro modelo que actualmente se ensamblaba en este centro industrial, la furgoneta eléctrica e-NV200, cesó su producción el pasado 9 de diciembre.

Se pone así fin a una trayectoria de 40 años, dejando la incertidumbre entre buena parte de su plantilla, que sigue esperando novedades sobre un posible plan de reconversión o la llegada de un comprador que pueda revertir su situación, tras la negativa de Great Wall Motors, que ha retirado su proyecto de reindustrialización de los terrenos de la Zona Franca en Barcelona.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px