El comité de empresa de Nissan en Barcelona ha iniciado un calendario de movilizaciones en protesta por el descenso del 40% en la producción de la e-NV200 que tiene previsto el fabricante, pasando de 102 a 60 unidades diarias.

Estos cambios, que se implementarán tras la Semana Santa, se suman a la decisión de eliminar el turno de noche dedicado a la fabricación de baterías y el segundo turno encargado de las carrocerías. Por otro lado, se dejará de producir el ‘pick-up’ Clase X de Mercedes-Benz en el mes de mayo, lo que supone una reducción de 8.000 unidades anuales.

Los trabajadores exigen a la dirección de la multinacional que se concreten las nuevas inversiones comprometidas para la planta de Barcelona y se adjudiquen nuevas producciones que garanticen su continuidad y estabilidad.

De momento, no se ha concretado ningún excedente de plantilla, ya que no está claro el plan a seguir por el fabricante. No obstante, en el comité de empresa alegan que la factoría ofrece garantías para el desarrollo de nuevos modelos orientados hacia la electrificación y la conducción autónoma.

Recientemente, han realizado una protesta a las puertas del consulado japonés en la ciudad condal y tienen prevista otra ante la Dirección General de la Zona Franca para este martes 11 de febrero, ante las dudas generadas sobre la continuidad de Nissan en España y sobre sus puestos de trabajo.