A partir del 1 de junio de 2016, Jordi Romero asumirá la dirección general de Schmitz Cargobull Ibérica. Sucede en el cargo a Ramón Muñoz que se jubila tras largos años al frente de la filial ibérica del fabricante alemán de semirremolques.

Romero, ingeniero industrial de 41 años, está casado y con dos hijas, tiene una experiencia profesional de 18 años trabajando en diferentes empresas. En el sector de la automoción, ha sido responsable del departamento de operaciones de Seat Sport.

Ha cursado el Programa de Desarrollo Directivo de IESE y el Máster en Operaciones e Innovación de Esade, ambos en Barcelona.

Romero estará al frente de la planta española de Figueruelas, que es una de las nueve fábricas de Schmitz Cargobull, especializadas en la fabricación de remolques y semirremolques para el transporte de mercancías.