El presidente y consejero delegado de Aena, José Manuel Vargas, ha presentado este martes 26 de septiembre su dimisión ante el Consejo de Administración del gestor de aeropuertos españoles, lo que en consecuencia, implica también su renuncia como presidente de la Comisión Ejecutiva de la Sociedad, que se hará efectiva a partir del 15 de octubre.

La dimisión de Vargas alegando motivos personales, que accedió al cargo en enero de 2012, se produce poco después de que el Consejo de Administración sopesara lanzar una contraopa por Abertis, y el Estado, que controla el 51% de la compañía a través de Enaire, se negara a la operación.

El presidente, que ha tenido que afrontar la crisis de las colas en el aeropuerto de Barcelona-El Prat durante el verano y recientemente la amenaza de 25 días de huelga por parte de CCOO, UGT y USO, se ha mantenido en su puesto hasta lograr un principio de acuerdo con las organizaciones sindicales.

La compañía no ha revelado quién será su sucesor, que será nombrado a propuesta del Ministerio de Fomento. Por otro lado, desde el gestor de los aeropuertos españoles se ha informado también de la reciente dimisión de otro consejero, Simón Pedro Barceló, que ocupaba esta posición desde octubre de 2014.