El hasta ahora presidente de Renfe, Pablo Vázquez, ha decidido dejar el puesto que ocupaba desde octubre de 2014. El nombramiento de su sucesor al frente de Renfe lo propondrá el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en el Consejo de Ministros de este viernes.

Pablo Vázquez deja la presidencia de Renfe días después de cerrar la mayor inversión en compra de trenes de la historia de la operadora, con la adjudicación a Talgo del pedido de nueva generación de AVEs de la compañía.

El cese como presidente de Renfe conllevará asimismo dejar la presidencia del consorcio de empresas encargadas de construir el AVE La Meca-Medina, una vez alcanzado un acuerdo con el Gobierno de Arabia para terminar la obra.

Los retos del nuevo presidente de Renfe

El nuevo presidente del operador ferroviario público deberá afrontar distintos retos, entre los que destaca la búsqueda de una solución para el negocio de Mercancías, que sigue acumulando pérdidas, y preparar a la empresa para el fin del monopolio en el transporte de viajeros en tren, si bien el nuevo Gobierno acaba de retrasar la apertura a la competencia del sector a 2020.

Pablo Vázquez fue nombrado presidente de Renfe en octubre de 2014, en sustitución de Julio Gómez-Pomar. Hasta entonces, era presidente de Ineco, la ingeniería pública dependiente del Ministerio de Fomento.