Con motivo del estado de alarma en el que se encuentra el país, la Dirección General de Tráfico ha lanzado su nueva aplicación miDGT, una herramienta para que el ciudadano pueda relacionarse con la DGT evitando los desplazamientos. Aunque la aplicación se lanzó en febrero en fase de pruebas, desde hace unos días está disponible para el público y ya se han registrado más de 200.000 descargas, que se suman a las más de 30.000 de la fase beta.

Dado que se ha suspendido temporalmente la atención presencial en las Jefaturas de Tráfico, se ha trabajado para incrementar los canales que permitieran realizar los trámites que demandan los ciudadanos. De este modo, cualquier conductor o titular de un vehículo puede llevar tanto el permiso de conducción como el resto de la documentación del vehículo en el móvil, además de realizar alguna gestión administrativa.

La documentación tiene la misma validez que el documento en soporte físico, pero solo en territorio nacional. No obstante, por el momento se recomienda llevar los permisos en formato físico, puesto que la verificación de los mismos en el móvil sólo la pueden hacer los agentes de Tráfico de la Guardia Civil, si bien progresivamente se solicitarán las herramientas necesarias al resto de cuerpos de vigilancia que lo soliciten.

Durante los cuatro primeros días de funcionamiento, 170.000 personas han accedido a su permiso de conducción digital y a los datos de sus vehículos. Asimismo 50.000 personas han actualizado sus datos de contacto y 20.000 personas han consultado su domicilio, procediendo 6.000 de ellas a actualizarlo.

Los agentes podrán verificar la información del móvil mediante la lectura de un código QR, además de ver información sobre los permisos y su validez. Los permisos de conducción y circulación en el móvil incorporan marcas visuales para dificultar el fraude.

Otras iniciativas europeas

En la Unión Europea existen ya iniciativas similares a miDGT. Es el caso de Finlandia, que ha incluido en su aplicación piloto tanto el permiso de conducir como información técnica del vehículo y el envío de recordatorios e información al usuario, aunque ya tiene previsto aumentar los servicios electrónicos. En Noruega, también es posible llevar el permiso de conducción en el móvil
Se está estudiando también su implementación en otros países europeos con distintos grados de avance y se está trabajando en un estándar de interoperabilidad internacional.