La Policía Foral, la Guardia Civil y las policías locales realizarán del 9 al 22 de diciembre una campaña especial de tráfico centrada en vigilar el consumo de alcohol y drogas por parte de los conductores.

En la anterior campaña, desarrollada entre los días 11 al 24 de noviembre de 2013, fueron realizadas 5.244 pruebas a conductores en las carreteras de Navarra, con 27 casos positivos y denunciados por consumo de droga (el 0,51%), y 58 superaron los límites autorizados de alcohol (el 1,11%) siendo asimismo denunciados.

Los agentes de estos cuerpos desarrollarán controles específicos tanto en vías urbanas como interurbanas. Esta iniciativa, denominada Minidruid, ha sido impulsada por la DGT y se enmarca en el Plan de Acción 2013 de la Estrategia Navarra de Seguridad Vial.

Su objetivo es sensibilizar a los conductores sobre las consecuencias del consumo de alcohol y drogas en la conducción, que no sólo afectan a las capacidades del conductor sino que también incrementan entre dos y siete veces la probabilidad de provocar o sufrir un accidente de tráfico.

Durante la campaña realizada entre el 11 y el 24 de noviembre con participación de agentes de la Policía Foral y de las policías locales,  fueron controlados 5.244 conductores y 27 pruebas (el 0,51%) resultaron positivas. La mayor parte de los positivos se debieron al consumo de cannabis, metanfetaminas y anfetaminas.

En cuanto al consumo de alcohol, en la campaña de noviembre fueron denunciados 58 conductores por superar los límites autorizados, el 1,11% de los controlados.

Según la DGT, si ningún conductor circulara en España tras haber consumido drogas se podría evitar la muerte de al menos 480 personas cada año en las carreteras. El informe 2011 del Instituto Nacional de Toxicología señala que el 15% de los conductores fallecidos en accidente de tráfico circulaba tras haber consumido drogas. Además, un 7% había consumido alcohol y sustancias estupefacientes simultáneamente.