El puerto de Motril ha recibido una partida compuesta por 18 turbinas para aerogeneradores, el último de los elementos para su montaje que aún no había desembarcado en sus muelles.

Los equipos han viajado a bordo del buque ‘Anke’, precedente de Portugal, y para su posicionamiento en el muelle ha sido necesario utilizar transporte especial, al tratarse de piezas que llegan a alcanzar las 68 toneladas de peso, con la previsión de que se exporten antes de verano, junto a las palas que se necesiten para montar los molinos eólicos en el destino.

Con estos tráficos, el enclave portuario nazarí aprovecha la amplitud de espacio para la maniobra de los vehículos especiales y las buenas comunicaciones por carretera que tiene, para mover una mercancía que, según la Autoridad Portuaria, está en sintonía con las medidas implementadas para hacer de Motril un puerto verde.

En consecuencia, va en línea con proyectos como la reutilización del agua de lluvia para el riego de jardines, la descarbonización de los motores de los ferrys o los distintos convenios suscritos con la Universidad de Granada para el control de la calidad del aire, el agua, los fondos marinos y la biodiversidad dentro del recinto portuario.

Esta nueva mercancía, que se suma a las habituales palas y las bases que se están acopiando dentro del recinto portuario para su exportación, está consignada por el operador local Consignaciones y Estibas Motril.