El Sindicato Ferroviario ha hecho oficial esta semana la convocatoria de paros de dos horas de duración, entre las siete y las nueve de la mañana, así como de las seis de la tarde a las nueve de la noche, los días 1, 4, 5, 7, 8, 11 y 12 de octubre.

Este anuncio tiene lugar tras la celebración sin acuerdo de la Comisión de Conflictos Laborales y tienen su razón de ser, a juicio de la central sindical, en la «caótica situación en que se encuentra sumido el Grupo Renfe como consecuencia de unas políticas de empresa basadas exclusivamente en la internacionalización».

Según el Sindicato Ferroviario, esta línea de actuación «está suponiendo el abandono de la operación en el Estado Español y deja expedita la vía a que los operadores privados puedan competir con facilidad, con la inestimable colaboración de la desidia generalizada del Grupo Renfe».

De igual modo, el sindicato afirma que «la cada vez más insoportable falta de personal en todos los colectivos está suponiendo que no se puedan recuperar todas las circulaciones previas a la pandemia y se supriman a diario circulaciones de cercanías en numerosos núcleos, por falta de maquinistas».

Así mismo, el Sindicato Ferroviario también se opone a la transferencia de Rodalíes a la Generalitat de Cataluña, mientras que, al tiempo, señala la, en su opinión, «deriva autoritaria que está tomando la dirección de la empresa».