El puerto de Tarragona ha iniciado un nueva fase en los trabajos que desarrolla en el muelle de Baleares con la pavimentación de la explanada de unas 3,8 hectáreas.

De igual manera, los trabajos también se extenderán a la zona de maniobra, que se pavimentará con hormigón al concentrar mayores cargas.

La primera fase de este proceso comenzó el pasado día 16 de agosto con la pavimentación con hormigón de los primeros 210 metros de muelle, que coinciden con la zona que cuenta con la explanada detrás.

Así pues, con los trabajos iniciados la semana pasada quedarán pavimentados los viales interiores de la explanada y la zona de estacionamiento, de tal modo que, una vez terminados estos trabajos la pavimentación, se podrá continuar con el hormigón en lo que resta de muelle.

Además, en paralelo a la pavimentación se están realizando las últimas tareas de colocación de defensas y bolardos.

Cuando la nueva infraestructura esté en funcionamiento aumentará la capacidad para recibir más visitantes y en mejores condiciones, con una línea de atraque total de 700 metros, ya que, en 240 de estos 460 metros de longitud, se podrá atracar en ambos lados y se añade la zona del dique de Levante.

Se ha concebido la instalación como un muelle multipropósito que podrá recibir diferentes tipos de tráficos portuarios ahora u que podrá reconvertirse hacia servicios para graneles sólidos y otros tipos de mercancías.