Después de muchos años, el fabricante británico Morris, famoso por el icónico J-Type, ha vuelto a sus orígenes con un modelo vintage denominado Morris JE inspirado en el mismo diseño, que saldrá al mercado en 2021, aunque ya está disponible para su reserva. En total, se producirán unas 50.000 unidades.

Se trata de una furgoneta eléctrica con una autonomía de unos 320 kilómetros, una capacidad de carga de 1.000 kg y un volumen de 5,5 m³. Utiliza un cargador inteligente con función V2G, que permite el flujo bidireccional de la energía, lo que supone que no solamente obtiene energía del cargador, sino que también vuelca en la red parte de la que se ha acumulado en sus baterías.

Se trata de un sistema que decide cuándo dar y cuándo recibir la energía. Por ejemplo, el cliente llega a casa a las 18:00 y aún le queda un 70% de batería, le indicará al vehículo que el próximo viaje se realizará a las 07:00 hacia determinado destino, antes de ponerlo a cargar.

A las 20:00 aproximadamente, cuando se haya cargado por completo, se iniciará el proceso para volcar la energía desde las baterías a la red. Por último, a las 22:00 o las 23:00, cuando la gente ya descansa, se carga el vehículo de nuevo para que esté al 80% o el 90% por la mañana.

Esto también implica que, ante cualquier problema eléctrico en el domicilio, se podrá utilizar el vehículo para seguir conectado a Internet, cocinando o viendo la televisión, en línea con un planteamiento similar que se hace desde otros fabricantes, con el consiguiente trasiego energético de ida y vuelta.

El Morris JE es el exponente de la nueva movilidad urbana y combinado con el uso de soluciones logísticas como grandes almacenes situados en la periferia, permitirá reducir el número de viajes y eliminar las emisiones.