La naviera K Line, ha encargado cuatro nuevos Car Carriers de nueva generación, a los astilleros japoneses Shin Kurushima Dockyard en colaboración con Japón Marine United Corporation (JMU). Asimismo, la compañía ha contratado otros cuatro buques idénticos, con entregas fijadas a lo largo del año 2016 y la primavera de 2017.

La seguridad en el transporte de carga y la eficiencia en el consumo, son los dos principios clave den los que se apoya el desarrollo de la nueva generación de barcos para K Line, una de las mayores compañías de transporte marítimo de Japón, que posee y gestiona buques de carga, así como terminales de contenedores.

Los astilleros Shin Kurushima están especializados en la construcción de buques, incluyendo Car Carriers y buques para transporte de productos químicos y petrolíferos, mientras que JMU utiliza avanzadas tecnologías para diseñar y desarrollar buques. Con estos ocho nuevos buques, la naviera confía en mejorar su eficiencia respecto de la competencia, al proporcionar una mayor capacidad de carga.

Los ocho nuevos Car Carriers, se han diseñado en respuesta a la demanda de los clientes, ya que, cada buque, tendrá una capacidad de carga de alrededor de 7.500 unidades, lo que supone aumentar la capacidad en 1.300 más con respecto a los actuales.