Tras las sospechas mostradas en diciembre de 2016 por Rail Cargo Austria en nombre de UIC, así como por el Servicio Público Federal Belga (FPS) para la Economía y la agencia de pruebas SGS Alemania sobre una empresa belga, a la que acusaban de utilizar palets EUR falsificados, las autoridades han realizado una operación en la que han descubierto miles de unidades falsas.

Esta situación representa un riesgo para la seguridad, dada la menor calidad de los palets falsificados, por lo que han sido inmediatamente incautados. Además, se han localizado unos 2.000 palets EPAL de menor calidad o falsificados, que también han sido confiscados. La propia agencia SGS ha verificado que todos eran falsos y los ha entregado al FPS.

Durante 55 años, los fabricantes de palets EUR han impreso esta marca en la esquina derecha de los mismos. Esto indica que han sido fabricados de acuerdo a los estándares de UIC y pueden ser intercambiables en el ‘pool‘ de palets.

Además, tanto UIC como sus miembros del sector del ferrocarril adoptan regularmente una serie de medidas en diversos países para garantizar la calidad de los materiales y ofrecer un servicio adecuado a los usuarios.

Las falsificaciones representan un riesgo importante para el sector, tanto en lo que se refiere a los clientes finales como en el proceso de transporte. De hecho, las empresas ferroviarias europeas propietarias de la marca EUR, integradas en la UIC han mostrado una actitud proactiva en la lucha contra las falsificaciones, ya que no sólo cuentan con licencias para el uso y reparación de palets, sino que los utilizan en operaciones de transbordo y en sus propios servicios de carga.

La colaboración y apoyo de todos los actores del mercado involucrados es necesaria para asegurar el mantenimiento de unos requisitos de calidad mínimos en el ‘pool‘ de palets. Los usuarios pueden ayudar a conseguir este objetivo utilizando palets EUR procedentes únicamente de fabricantes que cuenten con la licencia correspondiente.