Cortizo ha inaugurado una nueva plataforma logística para la distribución de sistemas de aluminio y PVC junto a su centro productivo de la localidad tinerfeña de Granadilla de Abona, con el fin de optimizar la distribución de estos elementos constructivos en el archipiélago canario con rapidez y cercanía al cliente.

Las instalaciones cuentan con una superficie total de 4.426 m², han supuesto una inversión de 2,8 millones de euros y albergan un stock de 150 toneladas de perfiles de aluminio, 16.000 barras de PVC, así como una amplia gama de herrajes y accesorios.

Adicionalmente, la plataforma también dispone de un pantógrafo de última generación para mecanizado, un área de ensamblaje de rotura de puente térmico y una zona de exposición de 370 m².

El centro productivo de la multinacional gallega Cortizo en Granadilla de Abona, que empezó a funcionar en 2002, incluye una fábrica con una superficie de 16.000 m², dotada de una prensa de extrusión, dos plantas de lacado y una planta de anodizado con capacidad para producir hasta 4.000 toneladas anuales de perfiles.

Las instalaciones también disponen de un área destinada al tratamiento y gestión de residuos de aluminio. Además la empresa cuenta con otros tres centros de distribución y logística en las islas de Las Palmas, Fuerteventura y Lanzarote.