La aerolínea Martinair Cargo, propiedad del Grupo Air France-KLM, ha lanzado un servicio único en el que diferentes clientes pueden transportar sus envíos, que viajarán juntos en un mismo avión hacia destinos que habitualmente no cubren las conexiones europeas regulares.

Los clientes podrán utilizar el portal web KickCharter para reservar sus vuelos, que únicamente serán operados si se reserva la capacidad suficiente antes de la fecha límite establecida en cada caso. Si bien es cierto que la capacidad en los servicios de transporte aéreo está aumentando, no todos los envíos justifican el uso de un avión al completo.

Por eso, este tipo de plataformas colaborativas suponen un nuevo paso en la transformación digital de la industria de la carga aérea. Además, en este casoreflejan la intención de la aerolínea de ampliar sus servicios en función de las necesidades de sus clientes, combinando la tecnología de última generación con la experiencia de sus equipos.

La aerolínea, que ha desarrollado esta solución en un espacio de tiempo relativamente corto, cuenta en la actualidad con dos centros de operaciones situados en París y Ámsterdam.