El cierre de las ITVs con motivo del estado de alarma por la pandemia y el confinamiento dejó a 5 millones de vehículos pendientes de pasar la revisión obligatoria. A esta cifra, hay que sumar también aquellos a los que les caducaba a partir del 21 de junio, fecha en la que finalizó el estado de alarma.

Para evitar el colapso de las estaciones de ITV y los talleres, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha anunciado, a través de la DGT, una nueva prórroga de tres meses para pasar la revisión obligatoria para aquellos vehículos a los que les caduque entre el 21 de junio y el 31 de agosto. De esta forma, la ITV tiene una validez tres meses más allá de la fecha que marque la caducidad original.

Más de 5 millones de ITVs pendientes

Esta decisión no solo beneficia a las estaciones de ITV, sino también a los talleres, que tendrán más tiempo para repartir y escalonar el trabajo. Muchos conductores optan por realizar una revisión antes de acudir a la ITV para garantizarse que los principales puntos del vehículo están en buen estado. A este trabajo se suma también el que generan las inspecciones que resultan negativas y que obligan a acudir al taller para hacer la reparación requerida.

A pesar de la incertidumbre provocada por la pandemia, estamos en época estival y de desplazamientos más largos, por lo que muchos vehículos necesitan una puesta a punto y también necesitan pasar por el taller.

En cualquier caso, este nuevo aplazamiento debe servir para garantizar la seguridad vial en las carreteras, sobre todo en estos meses en los que aumentan los desplazamientos por carretera.