Sin embargo, según lo expresado a este medio de comunicación por un portavoz de la Confederación Española de Transportes de Mercancías (CETM), “las posturas por el momento, están muy alejadas”.

Para la patronal el punto más conflictivo de desacuerdo “que además no admite discusión” es que los sindicatos quieren que las empresas del sector, a pesar de que la última reforma laboral lo contempla, renuncien a la posibilidad de descolgarse del convenio colectivo estatal. Esta opción estaría justificada para hacer frente a situaciones problemáticas particulares que puedan sufrir las empresas del sector y poder adoptar medidas de salvaguarda del empleo.

Otro punto de discrepancia es el relativo al aumento salarial. La CETM señala que, por ejemplo en la discusión del convenio de Madrid, se ha ofrecido para el año 2012 un incremento del 0,25% sobre el IPC y de un 0,50% para el siguiente.

Además, según el portavoz de la patronal, hay que tener en cuenta que a pesar de la crisis, el convenio del sector ha supuesto en los últimos años mejoras salariales del 3% por encima del IPC, lo que ha permitido ganar poder adquisitivo.

Ante esta situación, la próxima reunión es el jueves en Barcelona. En Madrid aún no hay fecha, aunque “se confía en proseguir los contactos en los próximos días”.

UGT y CCOO han convocado a una huelga de conductores y personal logístico en Cataluña, Zaragoza y Madrid, que podría afectar a unos 26.000 conductores de camiones asalariados.

El presidente de la CETM, Marcos Montero, ha señalado recientemente “la situación dramática por la que atraviesa el sector”. A fecha 1 de septiembre habían desaparecido o cerrado 17.100 empresas de transporte, que contaban con un total de 41.000 autorizaciones de vehículos. Con el agravante de que en esta cifra no están computados los últimos visados de autorizaciones ni tampoco los cerca de mil autónomos que han abandonado la actividad, acogiéndose al plan de ayudas propuesto por el Ministerio de Fomento.