A partir del 1 de abril, se implantará una nueva tasa en el Reino Unido por el uso de infraestructuras en la modalidad de pago por tiempo, con lo que se suma a la proliferación de ‘euroviñetas’ en todo el continente europeo.

Además, según Astic, esta medida sólo afectará a los transportistas extranjeros, ya que aquellos matriculados en el país británico verán como dicha tasa se incluye en el VED, el impuesto sobre el uso de vehículos, para posteriormente reducirse en la misma cantidad. Con ello, los operadores de este país no experimentarán un aumento en la cantidad total a pagar.

Así, desde la asociación se considera esta nueva tasa como «injusta y discriminatoria, ya que obliga a soportar el coste de las infraestructuras por parte de algunos de los usuarios».

A pesar de que la directiva europea 1999/62 reconoce que los Estados tienen la facultad de establecer ciertas compensaciones a estas tasas, según la asociación debe hacerse sin que vaya en contra de lo previsto en los artículos 107 y 108 del Tratado de Funcionamiento de la UE, que prohíben todo tipo de ayudas que vayan en contra de la competencia.

Por ello, Astic ha anunciado que presentará una denuncia a la Comisión Europea y pedirá a las autoridades españolas que comprueben si esta nueva tasa es discriminatoria para los transportistas extranjeros.

En opinión de Ramón Valdivia, director general de Astic, ha declarado «desde el Reino Unido se está atentando contra la libre competencia de las empresas de transporte en la Unión Europea, uno de los principios básicos que mueven la economía de la zona común. Solicitaremos a nuestras autoridades que estudien las posibilidades de defender los interés del sector del transporte por carretera en España dentro de la Unión”.