El fabricante de motores para vehículos industriales Cummins y Tula Technology han estado trabajado en la nueva tecnología diésel ‘Dynamic Skip Fire’, dDSF, un software para la desactivación de cilindros que permite una importante reducción de las emisiones y del consumo de combustible.

El proyecto se inició a principios de 2019 con el fin de desarrollar nuevas estrategias para la optimización de estos sistemas en los motores diésel, lo que permitiría adaptarse a las futuras regulaciones para la reducción de las emisiones NOx, reduciendo también las de CO2.

El trabajo se ha llevado a cabo en un motor diésel X15 Efficiency Series de seis cilindros. El equipo encargado ha modificado el sistema para la integración de los algoritmos del ‘Dynamic Skip Fire‘ de Tula, con el fin de controlar la activación y la desactivación de los cilindros.

La reducción de las emisiones NOx se consigue gracias al control de temperatura de los gases de escape, lo que permite una mayor eficiencia de los sistemas de post-tratamiento. En el caso de las emisiones de CO2, la reducción se consigue gracias a mejoras en la combustión y un menor bombeo de gasóleo.

Ambos socios continuarán trabajando para la optimización de sistemas y el control de las emisiones sonoras, la vibración y otros problemas habituales de los vehículos industriales.