Jungheinrich ha lanzado una nueva transpaleta eléctrica de barra timón de la clase ERE 120. Este vehículo para estiba de mercancía en nivel bajo es un vehículo combinado de conductor acompañante a pie y también autoportado, con una plataforma de pie abatible. Puede mover cargas de hasta 2.000 kg.

La aplicación principal para la que se ha diseñado la nueva transpaleta ERE 120 es el transporte de mercancías durante largos trayectos dentro del almacén, así como la carga y descarga de camiones de forma rápida.

El vehículo se fabrica en las instalaciones de Jungheinrich en Landsberg, en Alemania, y se ofrece en dos niveles de rendimiento. De forma adicional al modelo básico, próximamente estará disponible la versión ERE 120 Performance.

Una de las principales ventajas de la nueva transpaleta es su reducción en el consumo de energía. En comparación con el vehículo anterior, el consumo de energía del ERE 120 Performance para 20 ciclos de carga se reduce en aproximadamente un 15%. Y, en caso de un aumento simultáneo de los ciclos de carga, lo hace en aproximadamente un 8%. Del mismo modo, se minimiza el tiempo necesario para los 20 ciclos de carga, pasando de apenas 21 segundos a algo más de 19.

Diseño compacto

El diseño compacto de la ERE 120 contribuye también al incremento de la eficiencia de los procesos de trabajo. El vehículo cuenta con la maniobrabilidad de un vehículo con acompañante a pie y la velocidad de un vehículo con acompañante en vehículo. A esto hay que sumar el motor de 24 V de gran potencia y que no requiere mantenimiento, propio de la generación de corriente trifásica actual, con un rendimiento elevado.

Además de la plataforma plegable con amortiguación blanda, el grupo automotriz se encuentra totalmente amortiguado mediante el sistema ShockProtect. Este sistema amortigua las vibraciones y, con ello, disminuyen notablemente las cargas para el conductor, la mercancía y el vehículo.

Las protecciones laterales opcionales no solo incrementan la seguridad del conductor, sino que también representan la base de la misma, ya que el vehículo equipado de este modo puede llegar a alcanzar una velocidad máxima de hasta 8,5 km/h.