Correos ha dado una nueva vuelta de tuerca a la sostenibilidad de sus operaciones de reparto de paquetería, con el fin de adaptarse a las cada vez más estrictas medidas de reducción de emisiones contaminantes.

En este sentido, la compañía pública ya está empezando a recibir las 600 nuevas motos eléctricas adquiridas a Rieju.

Las unidades, del modelo Nuuk Cargo, con motor de 8.5 kW y batería de Ion-litio de 4,8 kWh, tienen una autonomía de más de cien kilómetros.

Las nuevas unidades cuentan con un dispositivo de geoposicionamiento y un baúl de capacidad de 180 litros para entregas de paquetería.

El operador postal público ya disponía en su flota de reparto de correspondencia de 300 motocicletas eléctricas. La incorporación de estas 600 nuevas unidades la compañía le sitúa con una amplia flota de vehículos cero emisiones.

Con estas unidades, la compañía pública busca adaptar su operativa de reparto urbano de paquetería al creciente número de restricciones que cada vez más ayuntamientos introducen, con la intensión de reducir las emisiones contaminantes en los principales núcleos urbanos.

Esta tendencia implica restricciones para el acceso de se los vehículos de combustión al centro de las ciudades, por lo que se hace necesario contar con unidades de desplazamiento que permitan realizar el reparto en este nuevo marco de condiciones.