La terminal de cruceros de Málaga ha superado con éxito el proceso de certificación de la norma ISO 9001:2015, que garantiza una mejora de todos los procesos, mejora la organización interna y aumenta la eficiencia operativa y la satisfacción de los clientes.

Al mismo tiempo, esta certificación consigue la implicación de todos profesionales por conseguir el trabajo bien hecho y de forma sostenible. También ha conseguido el certificado ISO 14001:2015, demostrando su compromiso con la optimización de los recursos y una gestión cada vez más comprometida con el desarrollo sostenible.

Por último, se ha convertido en el primer puerto de cruceros a nivel nacional en obtener el Referencial Específico de Servicios para el Tráfico Portuario de Cruceros. SGS ha sido la sociedad encargada en la inspección y verificación de los requisitos para la entrega de estas tres certificaciones.

La instalación andaluza sigue trabajando para impulsar este tráfico y atraer a nuevas navieras. De hecho, en febrero ha retomado las reuniones con representantes de operadores con sede en Estados Unidos, con el fin de estrechar relaciones y mejorar el posicionamiento de la capital malagueña como puerto base, así como la estacionalidad de este tipo de turismo, evitando que se concentre siempre en las mismas fechas.