Las paletas propiedad de CHEP están marcadas con inequívocas señas de identidad

La utilización ilegal de palets de pool supone un importante problema dentro de la cadena de suministro europea. Estos palets son gestionados por sus propietarios, que los alquilan a fabricantes, que los utilizan para enviar sus productos a lo largo de la cadena de suministro hasta la distribución comercial.

Por este motivo, Chep, empresa dedicada a servicios de alquiler de palets y contenedores en régimen de pool, persigue a las organizaciones que sustraen estos equipos para lucrarse ilegalmente traficando con ellos, denunciando los casos ante los Tribunales de Justicia.

En Vigo, el Juzgado de lo penal ha condenado con seis meses de prisión a un conductor de camión y empleado de una empresa de transportes por apropiación indebida de equipos Chep. Además, el transportista tendrá que abonar una indemnización a la compañía. Por otro lado, se ha sancionado también a otro empleado de una empresa de recuperación de residuos y colaboradora de Chep, a otros seis meses de prisión por delito de receptación, es decir, por la venta de objetos sustraídos.

Tanto el transportista como el recuperador, conocían perfectamente el sistema pooling y la propiedad de los equipos, sin embargo, el primero se quedaba con un número de palets que recogía en un retailer de Vigo y lo vendía posteriormente al recuperador de palets con afán de enriquecerse.

Esta sentencia amplía la jurisprudencia respecto al comercio ilegal de palets y confirma lo ya establecido por los Juzgados de toda Europa, en el sentido de que nadie puede apropiarse de palets que tienen un propietario y que no pueden ser comprados ni vendidos.