José García Fuentes, presidente de la Autoridad Portuaria de Motril, ha hecho un reconocimiento público a los trabajadores de los puertos del país que, a su juicio, «están ayudando en la emergencia sanitaria y a mantener el pulso de la economía».

En estos momentos, sectores que viven a la sombra sacan a la luz la verdadera importancia que tienen para el sostenimiento de cualquier sociedad.

Así pues, el enclave motrileño sigue recibiendo mercancías que, a juicio de la propia Autoridad Portuaria, son necesarias en estos momentos de emergencia sanitaria porque, como reconocen, permiten “mantener latente la actividad” de muchas pequeñas y medianas empresas para cuando llegue el momento de la reactivación económica.

De esta manera, al alcohol para la fabricación de desinfectantes de mano, pasta de papel y combustible, se suman esta semana el transporte de 33 palas eólicas y la descarga de 7.000 toneladas de caolín, material empleado por Torras para la producción de papel.

Todas estas operativas se están realizando bajo los protocolos de seguridad recomendados por el Ministerio de Sanidad para un amplio colectivo que incluye, porque merecen un justo reconocimiento, trabajadores de las empresas estibadoras, consignatarios, transportistas, policías portuarios, guardias civiles, policías nacionales, amarras, prácticos, servicio de operaciones y conservación y los empleados públicos que están teletrabajando.