Ford Trucks ha inaugurado un nuevo concesionario en la provincia de Barcelona, que será gestionado por Henry Trucks, distribuidor de la marca en Cataluña, y estará dedicado al almacenaje, venta y distribución de vehículos nuevos y recambios para todo el territorio catalán.

Está situado en el municipio de Abrera, uno de los polos logísticos más importantes de la región, junto a una de las arterias más concurridas del país, la A-2, que es la principal vía de entrada a la península desde el resto de Europa, y de comunicación entre Madrid y Barcelona.

El centro dispone de una superficie total de 2.350 m², distribuidos entre una campa exterior, el taller, un almacén de recambios, y el área de recepción y administración. Henrytrucks cuenta además con un amplio grupo de profesionales especializados en la marca, dedicados a las áreas de venta, asistencia técnica, recambios y administración.

Este concesionario será la piedra angular de un plan de expansión que acabará por convertirse en una extensa red de siete puntos de servicio distribuidos en las cuatro provincias catalanas. Próximamente, el fabricante tratará de extender su presencia hacia las provincias del Levante español.