A partir del próximo 1 de enero de 2015 entra en vigor en Hungría la normativa que obliga a declarar todos los movimientos de mercancías por carretera, a través del denominado mecanismo ‘Ekaer’, un sistema de control de las mercancías por vía electrónica. 

Esta solución tiene como finalidad reducir el fraude fiscal en torno al número VAT (Value Added Tax), utilizado para identificar a la empresa que realiza negocios en áreas donde la Union Europea tiene autoridad tributaria. Cada número VAT codifica un vasto conjunto de información e identifica la empresa a quien este número ha sido asignado.

Por tanto, son los cargadores y destinatarios de mercancías que tengan origen o destino Hungría quienes están obligados a realizar estas declaraciones en el transporte.

En este sentido, sólo las empresas que posean un número ‘Ekaer’ podrán transportar sus mercancías por las carreteras húngaras a partir del próximo año, teniendo que solicitar el mismo a las Administración de Impuestos y Aduanas de Hungría (NTCA).

¿Como afecta al transportista?

Si bien no existen responsabilidades legales para el transportista por la no realización de estas declaraciones por parte de los cargadores, estos deberán facilitar la clave a los profesionales, ya que en caso de no conocer dicho número, y en tanto no se aclaren las responsabilidades, podrá procederse a la inmovilización del vehículo y la mercancía.

Así, aquellos transportistas que realicen el reparto de mercancías deberán contar con el número ‘Ekaer’ para que pueda ser presentado ante las autoridades, cuando estas se lo soliciten en cualquier tramo del trayecto. Además, cada número sólo tendrá una vigencia de 15 días, ya que el código ha de ser solicitado para cada transporte.

Por otro lado, en cuanto al transporte de productos perecederos y el de mercancías peligrosas, las autoridades húngaras señalan que las regulaciones detalladas con respecto a los mismos serán emitidas en un futuro cercano por el Ministerio de Economía del país, si bien las características de estas normativas no se conocen aún.

No obstante, sí señalan que estarán sujetos al código Ekaer el transporte de productos perecederos que supere los 200 kg, y el que supere los 500 kg de mercancías peligrosas.

Depósito de seguridad

Además, todos los cargadores deberán abonar también un depósito de garantía, calculado según el reglamento estipulado por el gobierno húngaro a tal efecto. No obstante, si un cargador realiza varios envíos simultáneos en el mismo camino, solo deberá abonar el depósito por aquella carga con mayor valor. 

En cuanto a las sanciones y consecuencias de no disponer de la clave, además de la posibilidad de inmovilizar el vehículo ya señalada, los cargadores se enfrentan a multas de hasta el 40% del valor de la carga transportada.