Este proyecto continuará hasta finales de 2017.

Este proyecto continuará hasta finales de 2017.

La conducción de un vehículo pesado en un área residencial urbana implica grandes medidas de seguridad. Por ello, Volvo Trucks y la compañía de gestión de residuos sueca Renova están probando e investigando el modo en el que los vehículos automatizados pueden aumentar la seguridad y la eficacia en la gestión de residuos en estas zonas.

En concreto, los sistemas automatizados que se están evaluando son los mismos que están instalados en el camión autónomo del fabricante que opera en la mina sueca de Kristineberg desde otoño de 2016. Se trata de una unidad que controla en todo momento lo que pasa en los alrededores del vehículo, procediendo a su detención si aparece un obstáculo en la carretera.

Cuando se utiliza por primera vez en una zona nueva, debe conducirse de forma manual para que el sistema de a bordo controle y trace un mapa de la ruta con la ayuda de los sensores y la tecnología GPS. De esta forma, cuando el vehículo entre en el mismo área, sabrá qué ruta debe seguir y dónde pararse.

La solución que se está probando actualmente ha sido diseñada para solventar los problemas derivados de las maniobras de marcha atrás. Así, gracias a sus sensores, la conducción es igual de segura independientemente de la dirección en la que se desplace el vehículo.

Asimismo, este sistema optimiza el cambio de marchas, la dirección y la velocidad, lo que permite reducir el consumo de combustible y las emisiones. No obstante, a pesar de que ya existe la tecnología necesaria para desarrollar estas soluciones, es necesario realizar más investigaciones, pruebas y desarrollos que permitan que este tipo de vehículos sean una realidad.