La gama de vehículos transformados Citroën con nuevas versiones isotermo para el Jumpy Furgón y el Berlingo Van, que matriculan directamente bajo pedido, por lo que no es necesario acudir a la ITV para su homologación.

Con sus nuevas versiones isotermo, especialemente dirigidas a empresas, autónomos y profesionales, la marca gala intenta adaptar sus vehículos a las necesidades de sectores como la alimentación o la industria farmacéutica.

En este sentido, los vehículos isotermos reforzados limitan, en su zona de carga, el intercambio de frío o calor con el exterior por medio de un revestimiento de material aislante en paredes, piso, techo y frente que permite transportar productos perecederos en condiciones de temperatura controlada específicas.

Por un lado, el Citroën Berlingo Van IR, basado en la Talla M de este modelo, está equipado con motor BlueHDi 100 y se comercializa por 21.890 euros.

Por otra parte, el modelo Jumpy Furgón IR, sus dimensiones son las de la Talla M incorpora motor BlueHDi 120 con una caja de cambios de seis velocidades y está disponible por 27.190 euros.

Al mismo tiempo, el fabricante francés también ha empezado a comercializar sendas versiones 4×4 Dangel de ambos vehículos con sistema electrónico de tracción total con visco-acoplador y una altura libre al suelo de 185 mm.