Los vehículos industriales evolucionan a gran rapidez con el fin de intentar encontrar un balance entre la reducción de emisiones, el ahorro en el consumo de combustible y el mantenimiento de los elevados estándares operativos que han alcanzado en los últimos años.

En este sentido, Mercedes-Benz ya tiene en el mercado su nuevo Actros NGT que combina un motor alimentado por GNC y una transmisión automática de la Serie 3000TM de Allison Transmission contribuye a mejorar la calidad del aire y es significativamente más silencioso que los vehículos con motores diésel.

La unidad tiene una autonomía GNC al 100 % de hasta 650 kilómetros y gracias al biogás reduce hasta en un 95 % las emisiones de CO2, lo que le convierte en un vehículo especialmente indicado para el sector de servicios municipales, en el que se demandan camiones menos contaminantes.

Además, las cajas de cambio Alllison se adaptan perfectamente a los motores de gas y aumentan el par de salida a bajas revoluciones del motor, con lo que aumenta el confort y la seguridad en la conducción.

El nuevo Actros NGT, disponible en versión de 18 o 26 toneladas, cuenta con caja de cambios automática Allison de siete relaciones con convertidor, así como con un retardador de salida integrado opcional para una mejor frenada y un menor desgaste del freno y control programable para una adaptación óptima de la transmisión a las condiciones de trabajo concretas.