Nuevo centro de producción de Crown en Roding

Nuevo centro de producción de Crown en Roding, Baviera.

El fabricante norteamericano de carretillas y equipos de manutención de almacén Crown, ha inaugurado recientemente una nueva fábrica en Roding, Baviera, con una nave de producción y un área de oficinas que ocupan una superficie total de casi 12.000 m², que convierten a la fábrica de la ciudad bávara en un elemento clave en la red global del fabricante.

La empresa continuará gestionando la planta que ya existía en la zona, mientras que la nueva fábrica permitirá al fabricante de carretillas elevadoras incrementar su capacidad de producción en Europa.

El fabricante continúa con su estrategia de ampliación para lograr un crecimiento sostenible en Europa. El año pasado inauguró su nueva sede europea en Feldkirchen y un nuevo centro de piezas de repuesto en Pliening, ambos situados cerca de Múnich.

El centro de piezas de repuesto se encarga de distribuir los repuestos por toda la región de EMEA. Por tanto, la nueva fábrica de Roding es la tercera gran inversión de Crown en Alemania para reforzar el crecimiento de la empresa en el viejo continente.

Desde la empresa han señalado que, gracias al nuevo edificio, están preparados para asumir el futuro crecimiento en el mercado, y destacan el potencial tecnológico de la instalación como su principal característica.

La planta de Roding

Crown fabrica sus productos en esta ciudad desde 1986, año en que comenzó como una planta de transpaletas manuales y componentes sueltos, para convertirse en la actualidad en una fábrica de gran envergadura dedicada a la producción de grandes cantidades de modelos de carretillas para la región de EMEA y otros mercados globales.

En la instalación se fabrican desde transpaletas y recogepedidos de bajo nivel hasta carretillas retráctiles con alturas de elevación de hasta 13 m. Entre los productos que se fabrican en Roding se encuentran la serie de carretillas retráctiles ESR 5200 y la serie de recogepedidos GPC 3000, que obtuvieron el premio IFOY en mayo de 2014.

El fabricante invierte continuamente en la actualización de las tecnologías de vanguardia empleadas en este centro, basado en un concepto de integración vertical en el que la mayor parte de los componentes empleados en los productos de Crown se desarrollan y fabrican internamente.

Esto permite mantener un estrecho control sobre la calidad del producto y su sostenibilidad, y al mismo tiempo responder así con flexibilidad a los requisitos específicos de los clientes.

La planta de Roding cuenta además con un centro de formación en el que se forma a los alumnos en diversos ámbitos en estas instalaciones, con unos programas de estudio y trabajo combinados, diseñados en colaboración con los centros de formación profesional locales.