El recrudecimiento de los contagios de covid-19 ha supuesto que las autoridades francesas hayan empezado a tomar medidas drásticas para limitar la circulación y, de este modo, contener el avance lo que ya se considera una segunda ola de este patógeno que tiene en jaque a Europa desde el pasado mes de marzo.

Así pues desde el pasado sábado, 17 de octubre, está en vigor una nueva normativa nacional que deroga las disposiciones anteriores establecidas en mes de julio y las sustituye por unas nuevas que contemplan la imposición del toque de queda en 16 diferentes zonas del país, incluyendo París.

Sin embargo, pese al impacto sobre la movilidad privada, las actividades de transporte de mercancías y de pasajeros no se ven afectadas por restricciones específicas a este respecto.

En consecuencia, los conductores de transporte de mercancías por carretera podrán seguir realizando transporte por dichas zonas aunque tendrán que llevar un certificado de desplazamiento que puede descargarse a través de la web oficial del Gobierno galo, como informa Guitrans.

De igual modo, los profesionales también cuentan con la posibilidad de cumplimentar el documento en formato digital para poder llevarlo en sus dispositivos electrónicos durante las expediciones que se realicen por los territorios franceses afectados por las nuevas medidas de limitación de la movilidad.