La empresa holandesa de transporte Samskip ha lanzado el nuevo contenedor HighQ, un desarrollo un 20% más ligero que los tradicionales de acero. La reducción de peso se consigue gracias a paneles compuestos que reemplazan el acero corrugado comúnmente utilizado.

Con este nuevo envase, del  que ya existen tres prototitpos probados con éxito, se consigue una eficiencia en los costes, ya que, cuanto menor es el peso y el diseño más aerodinámico, mayor será el ahorro de combustible durante el transporte en comparación con la misma carga en un recipiente de acero.

Además, este sistema facilita un aumento en la carga en el transporte por carretera o por ferrocarril, ambos modos de transporte con limitaciones en el peso, por lo que un recipiente más ligero, permitirá transportar una mayor carga.

Los laterales planos facilitan la carga y descarga, y permiten una limpieza más fácil, además la suciedad se adhiere menos que en un contenedor tradicional. Por otro lado, las esquinas están diseñadas para proteger el techo durante la manipulación de contenedores lo que mejora la vida del contenedor y protege mejor la carga.

En colaboración con DSM, Samskip ha realizado este contenedor que reduce significativamente el impacto en el medio ambiente durante la fase de fabricación y durante el tiempo que el contenedor esté en funcionamiento.