Un estudio reciente de DS Smith ha revelado que el 62% de los consumidores europeos planean mantener o incrementar su nivel de compras de productos perecederos on-line, lo que exige la introducción de productos sostenibles para garantizar la transición hacia una economía circular y evitar un aumento sustancial de los residuos.

Por ello, ha colaborado con TemperPack en el lanzamiento de un nuevo embalaje sostenible con el revestimiento térmico ClimaCell, que proporciona un aislamiento sostenible para productos sensibles a las temperaturas, como alimentos perecederos y productos médicos.

El producto, fabricado a base de papel y materiales de origen orgánico, puede depositarse en los contenedores de reciclaje de papel. Sustituirá a la espuma de poliestireno expandido, difícil de reciclar, de la que se utilizan más de 350.000 toneladas al año en packaging, siendo el material más común para la protección de este tipo de productos.

Se trata de un concepto ya contrastado en los EEUU, que ahora llega a Europa para proteger los productos sensibles a las temperaturas, ampliando la oferta en el ámbito de la economía circular.

Los revestimientos ClimaCell son una barrera de aislamiento térmico con propiedades protectoras de amortiguación que la convierten en el sustituto ideal de plásticos problemáticos como la espuma EPS.

El proveedor, que tienen en marcha su estrategia de sostenibilidad ‘Now and Next‘, ha aplicado sus principios de diseño circular, proporcionando una solución sostenible de alto rendimiento que permita reemplazar estos plásticos por alternativas sostenibles.