[youtube video=»ZBOw1wBhjGQ» ancho=»480″ alto=»300″]

El Senado ha aprobado recientemente por unanimidad una Moción en la que insta al Gobierno a crear un Grupo de Trabajo, en el seno del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, para el fomento de los embalajes sostenibles en la distribución urbana.

Esta iniciativa, pionera en Europa, va a permitir la sustitución de envases y embalajes no sostenibles por otros afines con el medio ambiente, situando además a España como uno de los principales países comunitarios en lo que a prevención de residuos se refiere.

El Grupo de Trabajo reunirá a un equipo de expertos para promover los envases fabricados con materias primas sostenibles, renovables y biodegradables en la cadena de distribución comercial, considerando sus diferentes impactos medioambientales y económicos.

Además, serán los encargados de marcar las directrices para las adaptaciones a las normativas que rigen la producción de envases y sus residuos, y desarrollarán un plan de objetivos sobre su implantación.

Beneplácito del sector

Diversas asociaciones y fabricantes han mostrado su satisfacción por la nueva iniciativa. Así, desde el Instituto para la Producción Sostenible (IPS) han afirmado recientemente «estar de enhorabuena» por la misma, y desde la Asociación Española de Fabricantes de Envases y Embalajes de Cartón Ondulado (AFCO) también han señalado estar satisfechos.

El sector de los embalajes afronta actualmente nuevos escenarios de competitividad, que exigen tener en cuenta el impacto medioambiental y la reducción de la nocividad en los mismos.

Así, se hace necesario concienciar a todos los actores de la cadena de suministro que el crecimiento del sector pasa por una producción basada en criterios económicos, sociales y medioambientales, que a la vez incorpore una mejora de la excelencia y la competitividad de nuestras empresas y productos, como señalan desde IPS.

El Instituto venía reclamando desde hace tiempo la creación de este grupo de trabajo, que ya estaba previsto en la ley de Residuos y suelos contaminados de 2011, pues la misma asociación se gestó a partir del contenido de esa ley.

España, un país concienciado

Las principales demandas del consumidor a los envases y embalajes del futuro son el respeto al medio ambiente y la apuesta por la sostenibilidad, en la misma medida que exigen ecodiseño o la innovación en envases inteligentes y activos que avalan la seguridad alimentaria y que reducen el desperdicio alimentario.

En este sentido, España es un país concienciado con el medio ambiente, como demuestran diversos estudios que avalan el papel de los ciudadanos españoles en lo que a reciclaje se refiere, e iniciativas públicas como la que ahora promueve el Senado.