Scania acaba de presentar su nuevo motor a gas de 13 litros, que puede funcionar tanto con gas natural como con biogás, independientemente de si es gas licuado o comprimido.

Este motor permite una gran mejora de la sostenibilidad en las operaciones de larga distancia, sin necesidad de grandes inversiones. Además, permite a los operadores hacer el cambio al biogás sin tener ningún problema de autonomía y con la potencia requerida para cualquier situación.

En la actualidad, el biogás suele utilizarse en su forma comprimida principalmente en autobuses urbanos, coches y vehículos ligeros, pero resulta menos competitivo para la larga distancia.

En los últimos años, se ha desarrollado la tecnología que permite enfriar el biogás transformándolo en un gas licuado y más denso energéticamente. Esto permite utilizarlo también para las operaciones de transporte pesado, con lo que el fabricante calcula que la mitad de la flota a gas de este tipo podría funcionar con biogás en 2025.

Tanto si se utiliza GNL, biogás licuado, GNC o biogás comprimido, los beneficios del nuevo motor son muchos, pues está preparado para el uso de combustibles no fósiles, renovables y que permitan reducir las emisiones.

Además, es importante destacar que si se utiliza biogás licuado producido a nivel local, los operadores y sus clientes pueden reducir su impacto climático en hasta un 90%. Este combustible y las nuevas opciones de tanques disponibles permitirán una autonomía suficiente para cualquier operativa.

Además, el nuevo motor de 13 litros ofrece la misma potencia y par motor que su equivalente diésel, y no requiere del uso de ningún tipo de aditivo, lo que reduce sus costes operativos. De momento, está disponible como opción con el nuevo chasis K de piso alto.