La naviera CMA-CGM ha lanzado el nuevo paquete de soluciones ‘ACT with CMA-CGM+‘, con el que pretende ayudar a sus clientes a reducir su huella de carbono y hacer que sus envíos sean neutros en este sentido.

Disponible en todas sus filiales, esta oferta incluye cuatro servicios con los que sus clientes podrán analizar su impacto medioambiental, utilizar fuentes energéticas más limpias y compensar las emisiones generadas durante el transporte de la mercancía.

En este contexto, el operador contará en 2022 con 26 portacontenedores que navegarán con GNL, de modo que a través de su nueva oferta ‘Cleaner Energy LNG‘, los clientes podrán elegir realizar sus envíos con este combustible, que les ayudará a eliminar casi todos los contaminantes atmosféricos.

El aumento de la eficiencia energética y el uso de fuentes renovables como el biometano supondrá una significativa reducción de los gases de efecto invernadero.

Por otro lado, a través de la iniciativa ‘Cleaner Energy Biofuel’, los clientes podrán optar por transportar su mercancía utilizando biocombustible generado a partir del aceite de cocina usado. Esto puede ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 15% y un 85%.

En tercer lugar, la solución ‘Eco Monitor‘, disponible a partir de 2021, permitirá medir la huella medioambiental en tiempo real para poder tomar acción más fácilmente. Por último, con ‘Positive Offset‘, la naviera pretende compensar las emisiones de sus envíos.