El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana apoya el proyecto del Gobierno de Navarra para convertir la N-121-A en una vía 2+1.

Esta configuración supone, a juicio de las autoridades autonómicas, una solución testada internacionalmente que suprime el 100% de los adelantamientos con circulación en sentido contrario sin perjudicar a la velocidad media de recorrido.

De igual modo, este sistema también reduce de forma muy significativa el riesgo de colisión frontal, ya que los adelantamientos se realizan de forma despejada, mientras que, según el ejecutivo navarro, tampoco produce un gran efecto llamada para el tráfico pesado.

Así mismo, desde el punto de vista de la inversión, esta tipología ofrece una buena relación coste-eficacia, en comparación con otras posibles opciones, de tal modo que, según sus cálculos, el coste de la construcción de una autovía rondaría los mil millones de euros, mientras que su conversión n una vía de dos carriles por sentido superaría los 800 millones de euros.

A finales de enero, el Gobierno autonómico ya descartó, por el momento, limitar el tráfico de camiones en esta importante vía para el movimiento de mercancías en la zona, a la vista del bajo índice de accidentes con vehículos pesados involucrados en los últimos años.

Hasta su conversión en una vía 2+1, las autoridades navarras tienen previsto poner en marcha toda una serie de medidas destinadas a mejorar su seguridad vial, que incluyen, entre otras, el uso de nuevas tecnologías.