Volvo Autonomous Solutions ha dado un nuevo paso para garantizar que los vehículos autónomos operan con seguridad tanto en entornos controlados, como en entornos cerrados como minas, así como en vías públicas de alta capacidad.

Para ello, la marca ha establecido un acuerdo de cooperación con Foretellix para el desarrollo conjunto de una solución de verificación basada en cobertura para soluciones de conducción autónoma que permitirá realizar pruebas a gran escala de millones de escenarios diferentes, algo que permitirá mejorar los niveles de seguridad y productividad de los vehículos y máquinas de Volvo Autonomous Solution.

El fabricante estima que la capacidad de la solución permitirá una reducción sustancial en los costes y el plazo de comercialización, al adaptar el sistema de verificación de Foretellix para aplicaciones en carreteras y áreas confinadas, como minas y canteras.

Ambas compañías utilizarán, tras realizar un análiis previo satisfactorio el año pasado, un sistema informático de captura de información del entorno diseñado por Foretellix que permite espeficar cualquier combinación de escenarios y condiciones operativas para identificar peligros no identificados.

El control del entorno en que se mueven los vehículos autónomos y su fiabilidad son elementos clave para que esta tecnología consiga llegar a ser una solución totalmente viable con seguridad.