Las cada vez más abundates restrcciones de acceso a los núcleos urbanos para los vehículos más contaminantes implican un reto tecnológico para las empresas de transporte y distribución urbana de mercancías.

En este sentido, Thermo King ha desarrollado, en colaboración con Frigoblock y Castell Howell Foods, mayorista de alimentos del Reino Unido, un prototipo de un equipo frigorífico híbrido para aplicaciones de montaje bajo chasis en camiones, remolques con barra de enganche y vehículos con plataforma de carga alta.

La unidad híbrida permite alternar la alimentación en modo diésel y eléctrico cuando resulte necesario, lo que permite que los vehículos puedan funcionar indistintamente tanto en los centros urbanos, como en áreas residenciales y en zonas de bajos niveles de emisiones con acceso restringido.

Con este nuevo desarrollo, se busca aprovechar la versatilidad y el rendimiento del combustible de una unidad que funcione con la alimentación del camión cuando sea posible, con el respaldo que ofrece el diésel convencional en ciertas rutas con paradas largas o con numerosas entregas,.

De esta forma se incrementa la flexibilidad de las operaciones, al tiempo que se abre la puerta a tecnologías más ecológicas y eficientes que permitan reducir nuestra huella de carbono.